Fragancias Fragancias Femeninas

Le Jardín de Monsieur Li, la nueva fragancia de Hermès

En 2003, Hermès creó Un Jardin en Méditerranée, un eco al tema de aquel año: el Mediterráneo. El autor de este primer perfume jardín fue Jean-Claude Ellena, que por entonces se convirtió en el perfumista de la casa.

Un jardín abre paso al siguiente, y los perfumes jardín, cada uno regado por la corriente del año, nos dejaron en 2005, 2008 y 2011 con, respectivamente, Un Jardin sur le Nil, Un Jardin après la Mousson y Un Jardin sur le Toit. Cada uno de ellos es el fruto de un encuentro entre el espíritu de Hermès y el alma de un lugar.

¿Qué puede ser más irresistible para un nariz errante que el vagar, tema central escogido para 2015? ¿Qué puede atraer más a este enamorado de Oriente, la armonía y los viajes, que el país que proclama que «La vida comienza el día en que se empieza un jardín»? Así fue como Jean-Claude Ellena se fue a China. Visitó jardines. Muchos. Cada uno de ellos era único, pero todos compartían un mismo idioma, fluido y preciso.

Así que él creó su propio jardín. Un jardín imaginario inspirado por la fuerza simbólica de todos esos jardines. Un paraíso terrestre, en miniatura, a escala humana. Un lugar de retiro donde dialogar a solas o en compañía, donde honrar a los antepasados. Un modo de ver el alma y la creación, un punto de vista según el cual las cosas bellas no rivalizan, sino que se completan y se realzan mutuamente. Un paraje que solo se puede saborear de lleno recorriéndolo a diario en una vuelta que será incompleta, humilde y ferviente, con una mirada cada vez más nueva y un corazón cada día más puro. Un recorrido donde, a cada instante, quien
pasea entrevé una sorpresa y ahuyenta a los espíritus improductivos.

Un lugar de meditación donde vagar y meditar se hermana, donde cada paso libera la imaginación. Al igual que los jardines chinos solo se consideran terminados una vez que todos y cada uno de sus elementos —quioscos, estanques— han recibido un nombre, este nuevo perfume jardín se llama Le Jardin de Monsieur Li.

hermes-le-jardin-de-monsieur-li

Para que cualquier persona encuentre allí un remanso de paz, un lugar donde descanso, trabajo y vida se funden. Con letras o sin ellas, seamos chinos o no, jardineros o no, «todos tenemos algo de Monsieur Li», ese apellido que, aun siendo corriente en China, se sale de lo común por aunar y simbolizar nuestra humanidad.

Los perfumes del deambular

«Me acordé del olor de los estanques, del olor a jazmín, a piedra mojada, a ciruelo, del kumquat y del bambú gigante. Todo estaba ahí; tenía incluso a las carpas en los estanques, esperando tranquilamente a convertirse en centenarias. Los arbustos de los pimenteros de Sichuan tenían tantas espinas como los rosales, y las hojas exhalaban un olor limonado. Solo me quedaba componer ese nuevo jardín que contenía todos los demás». Jean-Claude Ellena

Una pintura para el estuche

Li Xin, artista chino contemporáneo, nació a orillas del río Amarillo y vivió en una casa que se asoma al cañón que lo domina. Toda su infancia estuvo marcada por ese caudal inmenso y poderoso. La visión de ese río, al igual que su olor y su rumor, son omnipresentes. Li Xin ha creado una serie de pinturas para Hermès, una de las cuales se ha escogido para envolver, como si fuera un regalo, el frasco del perfume jardín que Jean-Claude Ellena ha creado inspirándose en el viaje que hicieron juntos. Es un río de tinta ultragrís, sin principio ni fin, que ondula sobre el fino papel.

Un paisaje secreto que emerge de la unión del papel, la tinta y el agua. Los elementos que inspiraron el perfume conspiran ahora para protegerlo. Se cierra un círculo que en seguida se vuelve a abrir sobre el misterio de un olor. En un eco a la naturaleza y a la tradición, corona el estuche e ilumina el frasco un amarillo imperial matizado con un verde crudo, ácido y anisado.

Deja un comentario