Estética Home

Claves para recuperar la piel después del verano y prepararla para el invierno

Clider

“El envejecimiento natural no puede evitarse, pero es un proceso que  podría llegar a producirse de manera controlada  conociendo, previniendo y tratando los efectos que lo producen. Lo importante es buscar que la  piel no esté envejecida, que luzca menos arrugada y sin manchas, pero lo principal es que la persona se sienta más confiada consigo misma”, puntualiza la Dra. Laura Alfie, dermatóloga directora de la Clínica Dermatológica y Estética Clider.

“Definitivamente, el envejecimiento cutáneo va más allá de lo estético y puede comprometer seriamente la salud de la piel. Por eso es importante   entender que no se trata de no envejecer, sino de envejecer bien, aceptando lo que no se puede cambiar y tratando lo que podemos evitar” señala Alfie.

Lo que deja el verano

Durante el verano tenemos un tiempo mayor de exposición al sol y, por lo tanto, la posibilidad de daño es mayor. Si bien en gran medida el envejecimiento cutáneo viene marcado por nuestro “reloj biológico”, por el deterioro metabólico y por la herencia genética, no debemos olvidar los distintos agentes externos como las radiaciones solares, la contaminación medioambiental, los hábitos alimenticios, el consumo de alcohol, el tabaco, cambios hormonales  y el estrés que influyen en nuestra piel.

Signos de alerta

La aparición de alguno de estos signos en zonas como la cara, cuello, escote y manos indica que es hora de recurrir a un especialista y  tratarlos en busca de revertir el daño.

  • Resequedad -piel menos elástica y áspera-.
  • Piel fina, deshidratada, sin brillo y luminosidad.
  • Aparición de manchas. Cambio en la pigmentación.
  • Aparición de pequeños vasos capilares, telangietasias.
  • Cutis vulnerable y congestivo.
  • Arrugas más marcadas.
  • Falta de elasticidad y tensión.

Recuperar la piel

La consulta es el primer paso. De esta forma, de acuerdo al diagnóstico dermatológico, al tipo de piel y a las características del paciente se dará el tratamiento adecuado.

“No  existe un  tratamiento para manchas, arrugas y  los signos que deja el verano, sino que cada una de estas patologías tiene que recibir el tratamiento más adecuado combinando las herramientas necesarias” comenta la Dra. Alfie.

Hay múltiples herramientas que nos permiten devolverle  al rostro gran parte de la lozanía perdida. La clave es la combinación adecuada y secuencial que esté a la medida de cada paciente. Hoy hay múltiples herramientas  que nos permiten tratar la piel desde la superficie  hacia el interior.

Lo que buscamos

  • Regenerar, volver a tensar la piel. Herramienta: Thermage.
  • Renovar la superficie de la piel. Herramientas: Peeling, Láser Fraccionado (Fraxel). 
  • Rellenar los surcos y labios -arrugas estáticas-. Herramienta: Relleno Ácido Hialurónico.
  • Relajar los gestos, patas de gallo, entrecejo, cuello -arrugas dinámicas-. Herramienta: Botox.

Qué hacer cuando…

  • La piel se vé seca: conviene usar hidratantes y renovadores en crema. 
  • La piel tiene manchas: tratar con cremas despigmentantes, Peeling Aclarantes, Luz Pulsada y/o  Láser Fraccionado. 
  • La piel está enrojecida: lo ideal es utilizar  las cremas descongestivas y en casos puntuales es indicación el uso de Laser NdYag Cutera Xeo. 
  • La piel no tiene elasticidad: conviene tensar con Radiofrecuencia. Thermage es una de las tecnologías premium que hay en el mercado.
  • Los surcos son muy marcados: los rellenos con Ácido Hialurónico devuelven la frescura perdida. 
  • Hay gestos de enojo o patas de gallo: la indicación en estos casos es la Toxina Botulínica 

La idea es consultar a un profesional responsable que maneja todas esas herramientas para que nos  aconseje cuál es nuestra mejor opción.

Tips para estar mejor

Prevenir con hábitos saludables: los hábitos saludables serán siempre la mejor prevención.  

Dieta balanceada y el ejercicio: permiten el control de otros sistemas que terminarán repercutiendo en la piel.

No al consumo de cigarrillo y alcohol: por sí mismos deterioran, no sólo a la piel, sino otros órganos, lo que afecta directa e indirectamente los procesos de envejecimiento. 

La protección contra la luz solar es el mejor anti age: logra combatir gran parte del envejecimiento por sí misma. Protegernos del sol es el mejor anti age. Una dosis de 15 minutos de sol permite que se acumule  suficiente cantidad de radiaciones como para que se absorba la vitamina D, necesaria para nuestros huesos. No es indispensable que sea en la cara, puede ser en el cuerpo, más tiempo de exposición solar daña la piel. El estar al sol secreta endorfinas y genera energía, pero a veces es adictivo. Siempre conviene usar protección solar, ya que la exposición al sol produce daño por los rayos UVA y UVB.

Arrugas bajo control: es interesante saber que el gesto del entrecejo y las patas de gallo son arrugas dinámicas y son por contracción muscular. No empeoran por la exposición al sol, pero al exponerse sin protección se marcan mas las arrugas.

Antioxidantes: puede modificar los excesos de especies reactivas de oxígeno, protegiendo al sistema de su toxicidad.

[divider]

Asesoramiento: Dra. Laura Alfie. MN: 56037. Directora Médica de Clínica Dermatológica y Estética Clider.

Más información
4798-1759
www.clider.com.ar  

Deja un comentario