Cuidado de la Piel

Apuesta a la renovación de su imagen

Mónica Brenta

Mónica Brenta, la legendaria y siempre vigente empresa de depilación, comenzó un plan de renovación de sus locales para acercarse una vez más a las necesidades de sus clientas y poder ofrecerles mayor confort y mejores servicios en cada uno de sus centros de belleza.

Todas las sucursales contarán con nuevas instalaciones y equipos para facilitar la labor de las profesionales y seguir mejorando día a día la calidad de la depilación.

Las refacciones son un eslabón de la cadena de crecimiento que la empresa tiene planificado para el transcurso del año. Forman parte de un plan de expansión que tiene como objetivo seguir consolidando su liderazgo y presencia en el mercado como lo viene haciendo desde sus inicios en 1930.

Los próximos pasos a seguir serán las aperturas de nuevos locales en las principales ciudades de todo el país y la incorporación de más servicios con el fin de ofrecer un espacio integral de belleza dedicado a las mujeres.

Mónica Brenta es reconocida en el mercado por sus exclusivas ceras de fabricación propia y por su técnica de depilación rápida y eficaz; el método más elegido por las mujeres argentinas.

Más acerca de Mónica Brenta

La historia comienza en el año 1930 cuando la señora Carmen Brenta iniciaba los primeros pasos en depilación de sistema español. Por ese entonces, los procesos eran muy artesanales; los productos eran comprados en las droguerías y mezclados en su propia casa.

Carmen y su hermana María se dedicaban exclusivamente a depilar en Madrid a los integrantes de la realeza española. Son las precursoras en el sistema de depilación español.

A principios de los años ´50, Carmen llega a la Argentina depilando por primera vez en suelo argentino a la esposa de un capitán de marina con su propia cera.  El mismo año, instala su local, la primer peluquería en la calle Salta 512 llamada Peinados Madrid, la que luego traslada a la calle Rodríguez Peña.

Los avances que han sucedido en la fabricación de la cera son muchos, comenzando con el proceso inicial que antes era lento y peligroso, hoy se cuenta con un laboratorio habilitado en una zona estrictamente industrial donde se realiza la fabricación y almacenamiento del producto terminado. Tanto las normas de fabricación como la higiene en el proceso han sido perfeccionadas junto con los avances de la tecnología. La materia prima es cera pura de abejas adquirida directamente del productor.

Más información: www.monicabrenta.com 

Deja un comentario